LIADA

 
Astro@Home | MilkyWay| SDSS| Teorías | Astro | Tesis| Solar | Hubble | Sondas | AAAA | OAMR | OALP| OAC | OAFA| AEA| CODE | LIADA | OPA| OAMP| CASLEO| AAA| Astronomía| Cosmos | Universo| Espacio| Tiempo| Galaxias | Pulsars| Quasars| | | | WorldCommunityGrid | | | Ibercivis | | | LHC| | | | Info01 | Info02 | Info03 | Info04 | Info05| Info06 | Info07 | Info08 | Info09 | Info10 | Info11| Info12 | Info13 | Info14 | Info15| Info16 | Info17 | Info18 | Info19| Info20 | ISS Exp| ISS Lab| ISS Obs| | Asteroids| NASA| ESA| DeepSpace| PlanetQuest| SpaceStation| | Noticias| |
 
LIADA
 
 
LIGA IBEROAMERICANA DE ASTRONOMIA

La Liga Iberoamericana de Astronomía, LIADA, intenta organizar, potenciar, conducir y facilitar los esfuerzos de los astrónomos vocacionales de Ibero-América.

En ella participan astrónomos profesionales, cristalizando de esta forma la colaboración entre los dos grupos que nutren nuestra querida actividad: la Astronomía.

Los objetivos acordados por los miembros de LIADA son:

1. Fomentar el estudio de la Astronomía y la observación del cielo en aquellas áreas que sean más significativas.
2. Unir a todos los observadores del planeta Tierra que hablan español y portugués.
3. Fomentar la comunicación entre profesionales y aficionados.
4. Difundir y expandir el respeto y la apreciación por la Tierra como planeta.
5. Publicar los trabajos de los miembros.

La LIADA es heredera de la histórica Liga Latino Americana de Astronomía, LLADA, fundada por inspiración de Víctor Estremadoyro Robles, el 18 de Octubre de 1958 en Lima, Perú.

Su reorganización como "Iberoamericana" sucedió el 12 de Diciembre de 1982 en Montevideo, Uruguay.

A diferencia del “Juego Ciencia”, en el tablero de la Astronomía hay dos grupos bien definidos y diferenciados de participantes que no compiten, sino se vinculan con un propósito común cuyo objetivo es el aporte personal para el crecimiento del conocimiento humano, mediante una interrelación dinámica “sui generi”.

La práctica de la astronomía latinoamericana profesional durante el Siglo XX tiene una peculiaridad que la distingue del resto del mundo. Más del 70% de los astrónomos fueron previamente aficionados a la disciplina o se vincularon con entidades locales que agrupaban a los mismos. Inclusive, se han dado casos extremos, como el de Jorge Bobone, aficionado, que llegó a ocupar la dirección de uno de los institutos astronómicos más prestigiados del mundo, como el Observatorio Astronómico de Córdoba, no por causas ajenas a la astronomía misma, sino por mérito astronómico propio. Podemos también recordar a Alejandro Völsch, entre otros muchos que resultaría demasiado extenso recordar en Latinoamérica, que pasaron a integrar los planteles profesionales de los observatorios, sin desmedro de la función o el prestigio institucional.

Por otra parte, esa base ha determinado que profesionales de primera línea en el mundo, constituyeran con aficionados, el grupo creador de la LLADA (Liga Latinoamericana de Astronomía), antecesora institucional de la actual LIADA (Liga Ibero Americana de Astronomía), como el caso de Jorge Sahade, que llegó a Presidente de la IAU (Unión Internacional de Astronomía), siendo el primer – y el único - latinoamericano que lo lograra, uno de los fundadores de LLADA en 1958. Eso en el arranque. También sucedió en las actividades posteriores de la Entidad, donde profesionales de prestigio, han integrado y lo siguen haciendo a título de colaboración desinteresada, comités científicos en todas las reuniones astronómicas no profesionales que se llevaban a cabo; o en publicaciones diversas de esa índole, con su aporte personal en colaboraciones no desdeñables.

Por ello, se puede afirmar categóricamente que las estructuras astronómicas del ámbito profesional responden cabalmente a la exigencia de tales entidades o personas serias no profesionales dedicadas al quehacer astronómico. No cometemos error alguno al aseverar que, en la mayoría de los casos cuando no hay reciprocidad, es porque ha fallado el esquema planteado o no se formularon en el lenguaje adecuado las requisitorias. Por ello, desde siempre insistimos que el aficionado no es una enredadera que crece en torno del profesional, al que este le niega los nutrientes. El aficionado debe canalizar sus inquietudes a través de las entidades serias y prestigiosas que los nuclea y exigir de las mismas el desarrollo de la capacidad necesaria y suficiente para satisfacer la demanda de información o guía para trabajos observacionales aprovechables. LIADA lo cumple.

Imagen


PRESIDENCIA DE L.I.A.D.A. en FORMOSA

En base a la experiencia personal recogida, tanto en el Observatorio Astronómico de la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil de Rosario, la Agrupación Telescopium de Santa Fe y el grupo de Investigación en Enseñanza, Divulgación e Historia de la Astronomía del Observatorio de Córdoba; como en el seno del Centro de Observadores del Espacio (CODE) y de la propia LIADA, los autores pueden poner énfasis en algunos aspectos destacados y críticos de la divulgación de la astronomía y en particular de la relación del profesional con los aficionados y viceversa, que es intensa y altamente productiva cuando se realiza al nivel adecuado y se habla el mismo lenguaje, con propósitos bien definidos y dentro del marco de la competencia de cada uno.

Así, con espíritu amplio, generoso, un grupo de profesionalers, aficionados y científicos creó la entidad con mayor proyección astronómica en Latinoamérica: la LIADA.

Fue fundada en Santiago de Chile el 12 de Octubre de 1958 durante su Primera Convención por Jorge Sahade, Nilo Arriaga, Carlos Cesco, Erick Heielmaier, Víctor Estremadoyro, F. A. López Asteta, Jamilton Jeffers, Juan Gatica, Fernando Huberman, Carlos Segers, Gregorio Lipkin, Victorio Capolongo, Jaime Incer, Miguel Valdez, Rafael Capdevila, Isaac Aleluf, Gustavo Estremadoyro, Sahara Rojas, Ida Malpartida, Miguel González Chavez, Wila Cadivoni, Italo Falcucci, Pedro Arredondo, Raúl Gomila, Lilian Ruth Cavero, María E. de Capolongo, Isabel Ciente, Ramón Muñoz Cofre, Pedro Arredondo, Eduardo Starez Jimena, Rosamaría Pastor, Camila Estremadoyro y Augusto Corneo Parró.

Hagamos un poco de historia con estas notas que solo pretenden ser eso; aportar referencias para el conocimiento desde los primeros pasos de la Entidad, cuyas acciones y relaciones con el medio, fueron muchas más ricas que la contenida en la limitada información genérica brindada. Es un pequeño esfuerzo en aras de la memoria por el aporte magnífico que con su trabajo desinteresado efectuaron esos grandes en procura de la difusión y el crecimiento de la rama del saber que les era tan cara.

Constituyeron sus objetivos iniciales: Fomentar el estudio de la Astronomía y la observación del cielo en aquellas áreas que sean significativas. Unir a todos los observadores del planeta que hablen español o portugués. Fomentar la comunicación entre profesionales y aficionados. Publicar el trabajo de sus miembros. Podemos afirmar que tales metas se han cumplido cabalmente.

Imagen